Convencidas de que Lesvy Berlín Osorio Martínez no se quitó la vida y que la justicia mexicana no puede dejar su memoria sepultada bajo el epíteto de suicida, publicamos la historia que la periodista mexicana Lydiette Carrión escribió para El Gráfico.

Los indicios deján más dudas que certezas. ¡Juzguen ustedes!

*****

La procuraduría capitalina no ha presentado ningún video que haya captado la muerte de la joven en CU.

Por Lydiette Carrión

No hay videos que hayan captado la muerte de Lesvy Berlín Osorio Martínez, el pasado 3 de mayo. Sólo hay algunos en los que se ve a su novio golpearla a puñetazos y con la correa del perro, un raspado de uñas consistente con maniobras de defensa, y un cable de teléfono que Lesvy nunca anudó a su cuello.

La semana pasada, la Procuraduría capitalina informó que, según los peritajes, entrevistas a una veintena de personas, y los análisis de 20 horas de grabaciones, el ministerio público concluía que Lesvy Berlín, quien tenía 22 años, discutió con su novio y luego se enredó el cable telefónico de una caseta en Ciudad Universitaria, se dejó caer y se suicidó.

img_3566
Foto tomada de “La silla rota”

Pero los comunicados de la PGJ no advierten que el cable del teléfono no tenía nudo alguno alrededor del cuello. De haberse suicidado, la joven hubiera tenido que sostener la bocina y apretar con la fuerza de sus manos; asfixiarse ella sola más allá de perder el conocimiento, más allá de fracturarse el hueso hioides en el cuello, más allá de perder la vida.

Por la redacción del comunicado de la PGJ, pareciera que las cámaras de vigilancia de la UNAM captaron el momento en el que Lesvy se habría quitado la vida. Sin embargo, no es así.   Sayuri Herrera  es la abogada que coadyuva a la familia, y explica que no hay imagen de la muerte de Lesvy. Sólo se observa, a las 4 de la mañana, a su novio, Jorge, en la caseta telefónica, donde después sería hallada Lesvy. Ella se aproxima… y entonces la cámara cambia de posición.

LO QUE SÍ SE VE. Los videos que el ministerio público entrega al juez muestran a Lesvy y su novio en Ciudad Universitaria desde las 6 o 7 de la noche del 2 de mayo. Lesvy lleva a su perrito ‘Tío Michael’ en la correa, explica Sayuri Herrera.

Pasadas las 4 de la mañana, en un punto distinto al de la caseta, se observa a Jorge enojado, quien agarra la cadena del perro y golpea a Lesvy fuertemente en la cara. Ella se aproxima a él, trata de calmarlo. Pero no funciona. Momentos después él le propina unos puñetazos en la cabeza. Estos golpes son consistentes con hemorragias internas que arrojó la autopsia de Lesvy.

EVIDENCIAS. En otro video, fechado a las 4:19 de la mañana del 3 de mayo, se observa a Jorge en la caseta telefónica. Es él quien está ahí, no Lesvy. Ella se acerca a él caminando, con su perrito. Ella ahora lleva la cadena del perro en su mano izquierda. “Y es entonces cuando la cámara aparentemente gira. Y digo ‘aparentemente’ porque nosotros tenemos dudas de que la PGJ nos haya entregado los videos sin editar”.

La PGJ no ha presentado ningún video que haya captado la muerte de Lesvy.

Sólo hay una fotografía del hallazgo, que circuló sobre todo en los portales y diarios de nota roja.

La joven, muy joven, muy delgada, lleva una camiseta roja, sin mangas, un suéter negro, pantalones de mezclilla raídos, y tenis deportivos. El cabello oscuro, con rizos, espeso, cae enredado entre el cable telefónico que presuntamente la asfixió. Lo que no se ve es que el cable no está anudado. La bocina emerge entre mechones desordenados. La mano izquierda sujeta una correa de perro. La agarradera de la correa está en su muñeca, como si se tratara de una pulsera, y la cadena surge entre sus dedos pulgar e índice.

La joven se encuentra sentada en el suelo. Su pierna izquierda está flexionada. Su muslo derecho descansa sobre el pie izquierdo. Sobre el muslo izquierdo serpentea la cadena de perro.

También hay un peritaje: un raspado de uñas que arrojó que, en la mano derecha de Lesvy, había material genético de Jorge, consistente con una maniobra defensiva. Lesvy era diestra, y en la mano izquierda llevaba la correa del perro.

También hay cámaras que captan a Jorge deambulando por Ciudad  Universitaria después de las 4:20 de la mañana, cuando ocurrió la muerte. Él da vueltas  y vueltas “como león enjaulado” durante más de una hora. El perro lo sigue, y él lo patea. Entonces el animal corre en dirección a la caseta telefónica, donde Lesvy se encuentra muerta.

Nota original

En caso Lesvy, más dudas que certezas

Notas relacionadas

La misión de Lesvy Berlín Osorio, hallada muerta en CU

#SiMeMatan: polémica en México por tuits de la fiscalía tras la muerte de una joven en la UNAM

Las otras víctimas del feminicidio-suicidio