Que los medios de comunicación reproducen estereotipos sexistas de las mujeres, desconocen su voz a la hora de informar y generar opinión y, que además fomentan su ‘cosificación’, no es un secreto. Pero, ¿qué se está haciendo para que esta situación discriminatoria cambie, en especial ahora que un país como Colombia, requiere del protagonismo femenino para la construcción de la paz? Muchas son las experiencias y las dificultades, que día a día las comunicadoras enfrentan en el mundo y América Latina, pero aún así abren camino al periodismo con enfoque de género y construyen paz.

Por David Ávila

Bajo estos cuestionamientos y premisas, especialistas de Guatemala, El Salvador, México, Argentina, Chile, El Congo y diversos medios regionales de Colombia, se encontraron el pasado 2 y 3 de mayo en el ‘Seminario Internacional Mujeres y Medios en Procesos de Paz’ que se realizó en Bogotá, como parte de la celebración de los diez años de la ‘Red Colombiana de Periodistas con Visión de Género’.

La reflexión se centró en el papel de la mujer en el quehacer de la comunicación y en cómo a partir de instrumentos como el ‘Apartado J’ de la ‘Plataforma de Beijing’, se ha avanzado o no en el acceso igualitario y la representación no estereotipada de las mujeres en los medios de comunicación de Colombia, la región y los países participantes, todos ellos parte del Acuerdo firmado en 1995 por 184 países integrantes de la ONU.

“El Apartado J sitúa a la mujer con una serie de desventajas o poca representación en el marco de los medios de comunicación”, explicó Pedro Vaca, director ejecutivo de la Fundación Para La Libertad de Prensa (FLIP) en Colombia. Agregó que, si bien no se ha logrado garantizar en su totalidad el acceso de las mujeres a herramientas de comunicación y tecnología, así como acabar con la representación sexista que se hace de ellas en los medios de comunicación, si hay avances que indican que se va por buen camino.

“Nos encontramos con muchos avances y también desafíos, la discusión está instalada y eso quiere decir que los medios de comunicación, por presión o convicción, van a tener que darle una respuesta al movimiento feminista sobre lo que ha venido preguntado desde hace muchísimos años”.

Martha Ordoñez Vera - Consejera presidencial para la equidad de la mujer - copiaLa Alta Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer en Colombia, Martha Ordoñez, coincidió en que los medios de comunicación del país tienen cada vez más en cuenta la perspectiva de género y cuidan más que antes su lenguaje al informar sobre hechos donde las víctimas son niñas, adolescentes y mujeres. Sin embargo, advirtió sobre la delicadeza que se debe tener al tratar estos asuntos, pues “a la hora de publicar una vulneración de derechos a una mujer, la podemos revictimizar. En los medios se cometen muchos errores que perpetúan ese patriarcado, ese machismo”.

La tarea de eliminar todo tipo de violencia contra la mujer en los medios no es fácil y eso lo tiene claro Gloria Castrillón, directora Editorial del proyecto ‘Colombia 2020’ del diario ‘El Espectador’. Desde su experiencia como periodista de uno de los medios más antiguos e influyentes del país, la comunicadora indica que por más que se quiera trabajar en el uso de lenguaje inclusivo, en dar voz a las mujeres y en evitar estereotipos de género, existen factores limitantes como la publicidad y las directrices de los medios.

Gloria Castrillón - directora editorial Colombia 2020 El Espectador“La publicidad manda. Las agencias de publicidad imponen una postura editorial en la que se defiende esa vieja tradición de cosificar a la mujer, porque esa es la publicidad que vende”, argumenta Castrillón al intentar explicar la tensión que existe entre el querer hacer periodismo “inteligente” y el tener que ceñirse a “lo que vende”.

¿La paz desde un periodismo con enfoque de género?

En este Seminario no podría haber estado por fuera la discusión sobre el rol protagónico al que están llamadas las mujeres en la reconstrucción de Colombia, país cuyo Gobierno adelanta en la actualidad negociaciones de paz con líderes de la guerrilla del ELN (Ejército de Liberación Nacional), en Ecuador, y a la vez implementa los acuerdos firmados con la guerrilla de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), tras casi 60 años de enfrentamiento armado.

A propósito, el coordinador residente de la ONU en Colombia, Martín Santiago, hizo un llamado para que sea reconocido “el papel imprescindible que tienen las mujeres en buscar salidas a procesos violentos y a encontrar caminos hacia la paz”, pues ellas “juegan un rol fundamental en la prevención, la mediación y la recomposición del tejido social”.

Martín Santiago, Coordinador residente de Naciones Unidas en ColombiaPara sostener su posición, el funcionario destacó que según el Informe de Desarrollo Humano del PNUD de este año, “cuando las mujeres son incluidas en los procesos de paz hay un 20 por ciento de aumento en la probabilidad de que el acuerdo trascienda a través de los años y un 35 por ciento de que éste tenga impacto”.

Reconoció además que, aunque las mujeres no tuvieron una presencia notable en las negociaciones con las Farc en Cuba, “pues las voces fueron como siempre las de los hombres”, un tercio del equipo negociador estuvo representado por mujeres que “abogaron por el apoyo económico de la mujer en áreas rurales” y cuyo trabajo además “aseguró que quienes cometieron violencia sexual en el conflicto respondan ante la justicia”.

Para concluir esta idea, Fabiola Calvo, coordinadora de la ‘Red Colombiana de Periodistas con Visión de Género’, organizadora del Seminario, sentenció que “sin la participación de las mujeres es imposible que se pueda hablar de paz en este momento coyuntural que vive Colombia” e invitó a los medios de comunicación para que “contribuyan a un cambio desde una construcción de la noticia que incluya a las mujeres” y permita dicha participación.

Latinoamérica, en la lucha por los derechos de las mujeres en los medios

Delegadas de varios países latinoamericanos compartieron en el ‘Seminario Internacional Mujeres y Medios en Procesos de Paz’ el panorama que se vive hoy en sus países respecto a sí los medios de comunicación están manejando sus discursos, lenguajes y en general actitudes basados en un enfoque de género.

¿Ha cambiado el panorama en comparación a la manera como se representaba a la mujer en medios de comunicación años atrás?, ¿están los medios comprometidos con esa tarea? y ¿qué falta para continuar con esa transformación?

Así respondieron algunas de las participantes de este encuentro:

Lliana Hendel, psicóloga y periodista. (Argentina)

“No sigue siendo todo igual, hay avances. Hay algunos medios como ‘Las 12’ y ‘Página 12’ y programas de televisión que antes no había. El movimiento #NiUnaMenos en la calle cambió el concepto de lo que significa la construcción de la subjetividad de varones, mujeres y disidentes sexuales. Aunque este mensaje no tiene masividad, sí hay un trabajo que habla de la modificación de los sentidos comunes. Los medios tradicionales, siguen siendo excluyentes. Aunque ya no dicen crimen pasional, ahora utilizan la palabra ‘feminicidio’ pero en las entrelineas nos culpabilizan a nosotras cuando somos víctimas.

En Argentina la cosa va para largo pues hubo un momento histórico en que se pudo desarticular con la ‘Ley de Medios’ al holding económico Clarín – Canal 13 y todos los negocios que éstos tienen y no se hizo; no se desarticuló lo suficiente. Los medios finalmente son empresas y es muy difícil modificar (la estereotipación de la mujer, el lenguaje sexista y excluyente.) porque la ley de servicios audiovisuales era nuestro instrumento y este gobierno (del actual presidente Mauricio Macri) la desarmó”.

María Cidón Kiernan. Periodista de la revista ‘Factum’.  Exdirectora del diario ‘El Mundo’ de El Salvador. Premio de periodismo de Investigación en las Américas. (El Salvador)

“Desde quienes trabajamos en medios, sí hay cambios. Muchas personas se han capacitado teniendo en cuenta los marcos regulatorios. Las leyes para la protección de las mujeres han tenido incidencia en que el lenguaje sea correcto y en no invisibilizar.

María Cidón - El SalvadorFalta hacer seguimiento a las leyes aprobadas para erradicar la violencia y hacer que haya más igualdad y equidad. Esto es difícil pues no hay desde los medios privados un compromiso tan declarado o formal para trabajar en este campo. En los públicos, que en total son tres frente a más de veinte privados, sí hay compromiso porque las leyes son vinculantes, desde ellos se ha trabajado en temas como tener un lenguaje más inclusivo y en que haya más presencia de mujeres, tanto en la dirección de los programas, como participando en debates o incluyendo información relativa a los avances en temas de mujeres.

Aunque hay predomino de mujeres en las salas de redacción, fenómeno que no es exclusivo en El Salvador, siempre hay un techo de cristal frente a no llegar más allá de ser editoras de una sección y en los principales medios no hay jefas”.

Rosalinda Hernández Alarcón, Fundadora de la publicación feminista ‘La Cuerda’. (Guatemala)

“Desde hace unos cuatro o cinco años para acá los medios tradicionales, que siguen siendo machistas y racistas, han cerrado columnas para gente progresista e insisten en ratificar que el gobierno neoliberal y la minería van a sacar a la gente de la pobreza y que las hidroeléctricas son la gran panacea. Esto ha motivado a que otras gentes hagan un periodismo no comercial y se han formado varios proyectos y agencias de noticias muy buenas, medios alternativos que abren espacios a columnistas que les han cerrado los otros espacios.

Se sabe que quitarle lo machista, racista y clasista a los medios tradicionales está muy difícil, pero cuando hay otros medios alternativos que manejan la información con mayor profundidad, los tradicionales tienen que regular. Los medios tradicionales están preocupados en reproducir su ideología; los alternativos estamos en ese reto de construir otra ideología, la de género, inclusiva y sin distinción de clase o raza”.

Lucía LagunesLucía Lagunes. Periodista y socióloga. Directora de la agencia ‘Comunicación y Formación de la Mujer, CIMA (México)

“Una de las tareas que estamos haciendo especialmente en México tiene que ver con construir redes de periodistas y lograr efectivamente que cada vez más medios y sobretodo periodistas asuman como parte de la tarea del periodismo, el construir estas realidades a partir de reconocer que en la sociedad hay mujeres y hombres y que hoy las mujeres vivimos en condiciones de desigualdad.

Hemos avanzado y tenemos muchas leyes frente al tema de igualdad de género y derechos de las mujeres, pero el reto es que todas esas normas y legislación aterricen en la vida de las mujeres”.