El Museo Interactivo de Ciencia de Quito, realizó el evento “Violencia de género en el contexto científico” como parte de su programa de divulgación científica #nisabes. La reunión se llevó a cabo  el día jueves 27 de mayo en las instalaciones del MIC, en la sala de cine foro y contó con la participación de Thalia Bueno, representante del patronato San José; Rosa María Vacacela Gualán, economista de profesión y líder indígena activista por los derechos ciudadanos. También se contó con la participación de Gloria Erazo, docente  de la Escuela Politécnica Nacional.

Por: Luis Rengifo y Carolina Herrera

Gloria Erazo dio apertura al encuentro con una reflexión sobre la invisibilización de las mujeres en el contexto científico a lo largo de la historia. En su exposición resaltó los aportes significativos de  mujeres  como Marie Curie, Bertha Von Suttner o Selma Lagerlöf al mundo de la filosofía, el arte y ciencia.

Rosa María Vacacela puso énfasis en el contexto latinoamericano y ecuatoriano. A través de datos otorgados por el INEC, manifestó la necesidad de reconocer que la violencia a la mujer sigue latente y que ésta se extiende a los distintos grupos étnicos, a todas las clases sociales y en todos los espacios de la vida cotidiana, como el de la ciencia.

Selma Lagerlöf 1Al igual que las mujeres en el Ecuador que acceden a espacios de investigación, miles de mujeres en América Latina y en el mundo se enfrentan a la desigualdad en el campo profesional.

Una investigación realizada en 28 países de la Unión Europea por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales  en 2016, señala que el porcentaje de mujeres que continúan sus estudios de especialización es considerablemente inferior al de los hombres. Esto se debe a que, en la mayoría de los casos las mujeres adquieren nuevas responsabilidades familiares y dejan de lado o aplazan su crecimiento profesional.

Sin embargo, este panorama no ha desalentado a mujeres como: Diana Bolaños o Eugenia Del Pino, científicas latinoamericanas que se destacan en sus campos de investigación y que en los últimos años han sido reconocidas por instituciones nacionales e internacionales, tales como: la Red Interamericana de Academias de Ciencias (IANAS, por sus siglas en inglés), la Unesco y la ONU.

La incursión de personajes femeninos en el medio académico y científico favorece que más niñas y adolescentes vean en el campo de la ciencia un espacio también para ellas. Una práctica que además contribuye a transformar los roles de género en las nuevas generaciones es el conocer la labor de mujeres en la investigación y la ciencia.

Enlaces de interés

Machismo: por qué una científica excelente se queda sólo en buena

Machismo en ciencia