Partos respetados, menos violencia…

La Universidad Politécnica Salesiana, sede Quito, a través  de su proyecto de divulgación científica, Café Utopía, realizó un encuentro sobre el parto humanizado y/o respetado, el pasado 27 de abril, con el propósito de reflexionar desde la academia, el Estado y las prácticas concretas sobre uno de los saberes ancestrales que menos violencia ejercen sobre las mujeres.

Por: Emilia Lasso

En este evento participaron ponentes como: María Isabel Yánez, representante de la organización Savia Materna, Saúl Uribe, docente e investigador de la UPS, ‘Mamá Lourdes’, partera del sur de Quito y Sylvia Proaño, Delegada del Ministerio de Salud.

Desde este espacio no sólo se reflexionó sobre la necesidad de generar conciencia familiar y socialmente para que el parto sea un momento que las mujeres puedan controlar y decidir cómo quieren vivirlo.

El parto tradicional comenzó a realizarse en hospitales a principios del siglo XX y se convirtió en un acto quirurgico, en el que se olvidaban las necesidades y derechos de las mujeres, es decir que se priorizaba la comodidad del médico. Según Artemisa, ‘’la atención prenatal inicialmente fue proporcionada por parteras y enfermeras, pero el médico fue tomando el control en el transcurso del tiempo’’.

María Isabel Yañez

En Ecuador, insituciones como Savia Materna, acompañan a las mujeres a través de pares o doulas desde el inicio del embarazo. Según, María Isabel Yánez, la presencia de mujeres que han pasado por estas experiencias no sólo dan confianza sino que empoderan a las mujeres, para que su experiencia en el parto no sea traumática y puedan evitar caer en situaciones de violencia obstétrica.

Por el contrario, el parto humanizado es una modalidad de nacimiento que se caracteriza por respetar los derechos y necesidades de las mujeres. En otras palabras, busca ‘’hacer del momento del alumbramiento un evento placentero, cargado de amor y en compañía de quien la madre decida.’’

Saúl UribePara Saúl Uribe, el parto humanizado es una contra respuesta a un proceso de globalización, en el que se normalizaron comportamientos médicos que violentan a las mujeres, a los niños y niñas, que no tienen en cuenta las tradiciones y saberes. Además, se plantea la pregunta ¿Quién se humaniza en este tipo de prácticas? Para él, la madre e hijos que intervienen en este acontecimiento pero también (en el caso de los partos en la Amazonía) se humaniza la selva, ya que forma parte del cuidado del bebé.

Muchas mujeres que desempeñan el rol de parteras en sus comunidades empezaron su práctica por una situación familiar o una necesidad de su comunidad. Ser partera es no sólo una gran responsabilidad sino una forma de servir y compartir el conocimiento adquirido de generación en generación.

Mama LourdesMamá Lourdes, partera del sur de Quito, cuenta que comenzó en este oficio a los 12 años, cuando ayudó a su mamá a dar a luz. Desde ese momento, empezó acompañar a las mujeres de su comunidad.

Además, explicó que por mucho tiempo ella y sus compañeras fueron perseguidas por médicos y policías que repudiaban sus prácticas. Actualmente, se siente muy orgullosa de haber ayudado a nacer a más de 800 niños, respetando y promoviendo sus conocimientos ancestrales.

En el Ecuador, el Ministerio de Salud Pública propone la atención integral e intercultural para la madre y su hijo. En 2015, a nivel nacional existieron 13.785 partos en libre posición y 26.804 partos con acompañamiento de un familiar.

SylviaProaño

Sylvia Proaño, delegada del Ministerio de Salud, mencionó que hay conocimientos recogidos en la Constitución del Ecuador que “estamos obligados a respetar, como parte del patrimonio cultural”. Adémas, aclaró que la medicina tradicional y alternativa hacen parte del sistema integral de medicina.

Finalmente, es importante insistir en que todas las mujeres tienen el derecho de vivir una experiencia de parto agradable y significativa, en el que se respeten sus necesidades, sus derechos y los de sus hijos. Es por eso que desde espacios como Café Utopía y desde luego desde Mujeres Contando se difunde y promueve una mirada integral del acto de dar a luz, para que no se sigan normalizando, naturalizando y propagando episodios de violencia obstétrica.

Notas relacionadas

Violencia obstétrica y derecho de las mujeres a decidir… Entrevista Maria Belén Durango, El Parto es nuestro Ecuador.

Entrevista al doctor Diego Alarcón, Clínica la Primavera

5 comentarios en “Partos respetados, menos violencia…

  1. Es increible que lo que uno muchas veces pensó que era natural o normal hoy lo veamos como violencia. Muchas mujeres hemos sido víctimas de esta violencia y ni lo reconocemos. Gracias!

    Me gusta

  2. Necesitamos mucha más información sobre este tema. Las mujeres hemos vivido bajo mucha presión, mucha violencia y como dicen muchas cosas que creemos normales no lo son. Viendo el vídeo de la entrevista a la señora María Belén Durango me doy cuenta que yo viví violencia obstétrica pero como mis bebes nacieron bien, yo me olvidé de mi. Gracias y espero saber más de esta violencia para alertar a mis hijas y amigas en el futuro.

    Me gusta

  3. Me alegra mucho que hayas sido de las afortunadas madres que tienen a sus hijos vivos y con buena salud en sus brazos.
    En mi caso la ruleta rusa a la que juegan en ese sitio no fue a mi favor, como ocurrió con cientos de familias que aún lloran sus tristes historias.(Ver grupo FB “Víctimas Clínica La Primavera”)
    Se despierta en mi un sentimiento de impotencia y rabia pero a la vez me siento completamente defrauda, engañada, burlada y furiosa! Yo también caí víctima de los cuentos e ilusiones del parto humanizado en agua del Dr. Diego Alarcón, su esposa Dr. Liliana Ruales y su Maternidad “La Primavera” ubicada en Cumbayá-Ecuador. Mi embarazo transcurrió de agosto 2013 a mayo de 2014, tenía 38 años y era mi primer embarazo. Mi esposo y yo, obnubilados y ciegos creímos en todos los controles mensuales que nos hicieron donde indicaron que todo era normal y en donde el Sr Alarcón mostraba su dedo pulgar hacia arriba indicando que todo estaba bien, al igual que la toma de la fotografía en familia. Todo el sueño se fue al piso el día que cumplimos la semana 40 y en la ecografía nos dijeron que mi hijo no tenía signos vitales!!!! Todos nuestros planes e ilusiones se fueron al piso e inmersa en una profunda depresión y tristeza, solo dos años después y con ayuda psicológica he logrado sobreponerme a la pérdida de mi hijo Pablo Antonio, pero no sin llevarlo por siempre en mi memoria y mi corazón. Entiendo a cada una de la madres que han pasado por esta misma tragedia, quedamos en choque emocional que nos adormece en medio de la fuerza que tenemos que sacar para acompañar a nuestros esposos que también están inmersos en una profunda tristeza, impotencia y rabia contra esos doctores embaucadores.
    En 2015 al visitar un nuevo Doctor ginecólogo y especializado en cuidados prenatales revisó las ecografías de mi embarazo y diagnosticó sufrimiento fetal desde la semana 36!!!
    Y aquí me arrepentí el no haber hecho la autopsia a mi hijo en ese momento nefasto de su muerte y ahí conecté con mi recuerdo del día de la cesárea en la sala de cirugía aún en la camilla donde le preguntamos a Diego Alarcón que si veía algo raro que explicara la razón de la muerte de mi BB y se quedó callado, y el anestesiólogo que lo acompañaba al ver su silencio puso cara de sorpresa y le dijo”sí es lo de la placenta ” , en ese momento Diego al verse expuesto hizo el comentario sin darle importancia y cambió de tema diciendo: “sí, la placenta es un poco más pequeña de lo normal pero todo el resto es normal, el cordón umbilical no tiene coágulos ni dobleces que demuestren daños por esa razón”, en ese momento nosotros con el dolor y la tristeza solo abrazamos a nuestro hijo sin vida y Diego al ver esa escena de tanto dolor se acercó y me quitó a mi hijo y me dijo: “ya por favor suéltalo, recuerda que es solo un montón de carne y huesos, tu hijo ya está en otra parte” luego se lo entregó a mi esposo en una bandeja de metal y mi esposo se quedó inundado en lágrimas dándole muchos besos a mi hijo mientras a mi me llevaban a la habitación. Y también comprendí la razón por la cual esos doctores de la Primavera nunca dieron esta alternativa de autopsia aprovechándose de nuestra confusión en medio del dolor; ni siquiera nos aconsejaron enviar a patología la placenta y hasta sugirieron que no sepultáramos a mi hijo en el cementerio sino en un parque con un árbol (hoy comprendo que no querían dejar pruebas documentadas de la muerte de mi bebé). Son monstruosos!!!
    QUÉ DE HUMANIZADO TUVO ESTE EMBARAZO Y ESTE PARTO?
    Y también es ahí donde comprendí que sí hay que recurrir a cesárea y no esperar un parto natural que no ha sido bien diagnosticado en las semanas previas al parto y con más veras en una clínica que de verdad no tiene cómo reaccionar en caso de emergencia!! En mi caso, si no hubiera estado mal asesorada siguiendo la ilusión del parto natural (supuestamente humanizado), no habría perdido a mi hijo. Hoy acepto mi error con gran dolor y tristeza.
    Hoy miro con gran respeto y admiración a los médicos que no dejan al azar el nacimiento de los bebés. Y más aún, guardo mucho más respeto por los procedimientos médicos q salvan la vida de las madres y los hijos en el proceso de parto. Todas las mujeres que de cualquier forma están dispuestas a ser madres son admirables y valientes. Hay q quitarnos esas telarañas q nos hacen pensar q los niños q nacen por parto natural son mejores q los q nacen por cesárea, o lo que hace pensar el sr diego alarcón, que la comunidad acuática es una generación de niños “superiores”. Parto humanizado no es que te atiendan con risitas, fotografías y caritas felices. La verdad es q tiene mucho más valor tener a tu hijo en brazos sonriente y siendo amamantado de tus pechos que muerto en tus brazos.
    Nacer por cesárea también es una forma sagrada de nacer.
    Y retomando la razón por la cual no hemos denunciado este caso?, solo hasta ahora estoy despertando del dolor y seguramente es lo mismo que le ocurre a las madres y padres que han pasado por esta misma catástrofe, no queremos revivir ni remover esa tristeza y dolor tan profundos. Ahora estoy dispuesta a unirme con más familias víctimas de estos embaucadores porque no estoy dispuesta a seguir viendo cómo más madres pasan por el mismo dolor que yo pasé! No conozco los procedimientos judiciales para llevar este caso a la justicia, y no sé si sería capaz de aprobar una necropsia a estas alturas, pero si quiero ver la posibilidad de hacer una campaña para que en medio de todos estos casos que hemos sido víctimas se haga justicia en memoria de nuestros hijos y evitar más víctimas de estas malas prácticas médicas del Sr Diego Alarcón, quien no es ginecólogo solo médico general que firma como obstetra y su esposa Liliana Ruales, quien se presenta como ginecóloga y doula (ahora pongo en duda su título como ginecóloga), yo ingenuamente pensé que era más importante la experiencia que ellos proclaman en traer niños al mundo y descarté que fuera necesario un título de especialización, fuí muy torpe al haberlo aceptado, pero nada de eso pasaría si no tuvieran permiso de funcionamiento en esa clínica y tarjetas profesionales vigentes.

    ¿Qué es un parto respetado?
    “Es un parto donde la mujer ha podido elegir, se siente segura, confía en su cuerpo, y el profesional que le atiende, además de conocer y respetar la fisiología femenina, conoce los riesgos de las intervenciones y no las practica de forma injustificada. Pero es también un profesional que sabe escuchar, y detectar si hay algún problema, y si verdaderamente lo hay, sabe informar e intervenir de la mejor manera.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s