Si quieres suprimirle el originario sentido subversivo a un día de reflexión, acción, derechos y luchas históricas, conviértelo en una jornada rosa para regalar flores, o impide que las mujeres de tu empresa, casa o institución, hagan parte del paro mundial de mujeres, o contrata mariachi o disco-móvil y obséquiales rosas, como en Moscú, o decide desde el Poder hacer una marcha para el mismo día, dizque “por las mujeres”, que a medida que se acerca el 8-M se convierta en otra cosa, en marcha electoral, por otros temas.

Por: Mujeres Contando

Es una práctica que en América Latina no deja de tener sus réplicas. Días antes al 8 de marzo, las empresas floricultoras y floristerías se preparan para “hacer su agosto”. Desde luego, las rosas transforman, el día de las mujeres, en cualquier día de San Valentín o de ‘el amor y la amistad’.

El 8 de marzo no es una fecha para regalar rosas, pero la mercadotecnia, el internet, la red social y la siempre presente cultura machista, lo imponen así, y lo que es peor, intentan vaciar el contenido de esta fecha con frases de cajón: “Hay que ‘homenajear’ a las mujeres por ‘lo maravillosas, lo amorosas, tiernas y fuertes’ que son“.

También hay quienes dicen: “No creo mucho en estas cosas”; lo cual se entendería si fuese un ciudadano más el que lo dice, pero si lo refiere un jefe de Estado, da para preocupar. Y peor si dice lo mismo del día de los derechos humanos, del día de la eliminación de la violencia contra la mujer o del orgullo gay. La caricatura se vuelve peligrosa si un jefe de Estado o los medios repiten, hechos los inocentes, que “todos los días debieran ser los días de la mujer”; o de la mamá, o navidad…

Para muestra un botón… El caso de Ecuador

Ejemplifiquemos: si durante un tiempo sostienes tal vaciedad discursiva, pero articulada a una campaña mediática orquestada en los medios “públicos”, ¡bravo!, te aprestas a culminar la ‘hazaña’, porque el siguiente paso, complejo pero seguro, será nada menos que ‘confiscar’ en el terreno subliminal del símbolo, la fecha más importante a escala planetaria, de todas las mujeres.

Tómate la fecha” después y convierte al #8M en día de movilización “contra el feriado bancario”. Felicitaciones, ‘Macho-Man’: ni Trump pudo tanto. Has anulado el hondo contenido cuestionador del 8 de marzo y evitado que el tema “de las mujeres” forme parte de tu agenda.

Pero, como no todas las mujeres son sumisas ni creyentes extremas en que “primero deben defender la revolución y luego sus derechos”, o en “los beneficios sociales y logros económicos adquiridos son más importantes que sus agendas”, o “no se preocupen, una vez que eliminemos la pobreza, cumpliremos sus reivindicaciones”, muchas, miles de mujeres en Ecuador,  solidariamente seguidas y acompañadas por algunos hombres jóvenes de manera inédita, participaron insumisas en la Marcha del 8, por su día internacional y para defender sus derechos.

Foto: Edu León, en la marcha en Quito.

Enlaces de interés

Ecuador regala rosas a pasajeras de vuelos en China por el Día de la Mujer

Rusia: Una de cada dos rosas regaladas el 8 de marzo proviene de Ecuador