Comparto esta reflexión de nuestro colaborador Alexis Ponce, a propósito de la descomunal campaña mediática para vender, la película “Las 50 sombras de Grey” y de paso el pésimo libro, en el llamado “Día del amor y la amistad” o, de San Valentín.

Carajo.jpg

Ilustración de Travis Louie.

Por Alexis Ponce

En nombre de mi ilimitado erotismo-marxista (tendencia Groucho), de mi militante militancia fetichista, y mi insaciable ironía corrosiva contra ese porno-suave estilacho “canal Venus”…

En nombre de mi incurable activismo en favor de la ‘insexatez’, del sexo y la sexualidad, del feminismo y los derechos de las mujeres: en la cama, el cine y la literatura, ahí también, sobre todo en la última…

Ya basta, ya estuvo bueno, ya decidí decir lo mío sobre esas “50 sombritas de Grey”:

Se trata de un falso erotismo (le falta nuestro Sade, le sobra Corín Tellado); se trata de un supuesto catálogo visual de sado-masoquismo para gentleman yuppies con eyaculación precoz, y para ladies ‘posmo’ (posmodernas) sufridoras, que reniegan del feminismo en su concepción in-te-gral (es decir, orgásmica)… en definitiva, se trata de una mezcla decentona de manga japonés de la peor especie, hard-core para jubilados (del amor-sexual) y violenta misoginia hipocritona, adaptada mundialmente para desinstalar todo aquello que implique subversiva emancipación femenina de las adolescentes del siglo 21.

“Garganta Profunda”, “El imperio de los sentidos”, “El último tango en (mi) París”, todo Tinto Brass, y hasta mis inocentonas “Malicia” y “Emanuelle” o mi “Malena”: eso es porno sin matices, ¡y eso era erotismo!… no esta macho-mercadotecnia digna de tv-porno-light por cable.

Les va una inteligente reflexión publicada en El Mostrador, de Chile, sobre (contra) los enlatados porno-misóginos de las sombrillas de Grey, en el texto Amar sin sombras ni Grey.

* En ecuatoriano “Puteada” significa: filípica, bronca, descarga, agarrada, crítica, reprimenda, increpación, andanada.

Enlaces de interés 

Best sellers y fist fucking: el día qu entrevisté a la autora de cincuenta sombras de Grey

Campaña para no ir al cine a ver “50 sombras de Grey”