Mujeres Contando saluda, hoy y siempre, a las mujeres que eligieron libre y conscientemente la maternidad, como una opción de vida y como parte de sus derechos sexuales y reproductivos, no como una imposición de la cultura que nos ve como reproductoras y manantiales incansables de ternura.

A_lovely_Mother_s_Day_image_by_Joseph_Christian_Leyendecker_1951.jpg

Por Nelly Valbuena

En muchas partes se celebra hoy el día de las madres como una fecha asociada al reconocimiento de millones de mujeres que, voluntariamente o no, asumieron la maternidad en sus vidas. Y cuando digo voluntaria o no, me refiero a que son muchos los casos, más de los que quisiéramos, en los que las mujeres no decidieron ser madres y, sin embargo, lo son y ello no garantiza que sean mujeres realizadas, felices y saludables física o mentalmente en su condición de madres. Por supuesto, si alguna de ellas llegara a decir en público que la maternidad no las hace dichosas, serían cuestionadas y tachadas de mujeres “desnaturalizadas” pues lo natural, en este mundo machista, es que las mujeres asumamos con abnegación y sacrificio la maternidad, no importa cómo, cuándo y por qué llegamos a ella.

perfect_house_familly_and_wife...Vintage_Art_Illustration_Mother_and_Daughter_Ironing_1920_s_via_Etsy.jpg

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, la salud sexual y reproductiva implica una serie de condiciones que reconocen que las mujeres podemos disfrutar de una sexualidad sin el peligro de quedar embarazadas y por ende, tener el deber de parir y criar hijas e hijos que no fueron deseados ni planificados.

Sí las mujeres fuéramos educadas en este principio y desde el ejercicio de derechos sobre nuestros cuerpos, no tendríamos tantos embarazos no deseados, muertes de niñas adolescentes y mujeres que, víctimas de violencia obstétrica, descubren en las salas de parto que esto de ser madres no es tan divertido, que no era para ellas y, otras tantas que sienten que sus vidas se destruyeron tras una maternidad impuesta, al ser forzadas por sus parejas, familias y sociedad a asumirla.

Año a año, sus vidas se transforman y su felicidad se empeña en frases vaciadas de contenido y que modelan comercial y mediáticamente una suerte de designio en las magnificadas madres del patriarcado:

“No existen palabras para expresar lo que significa ser madre”, “el cuerpo más bellamente formado es aquel que la maternidad ha deformado”, “madre sólo hay una”, “por ser la primera en levantarse y la última en acostarse” o “hijo: no me quitaste mi futuro, me diste uno nuevo”.._._._and_the_living_is_easy-est_with_STAINLESS_STEEL._Sharon_Steel_1960._Illustrated_by_R.C._Swanson..jpg

Por obra y gracia del mercado incluso están condenadas a sonreír felices cuando les regalen un juego de ollas, una lavadora, una vajilla o una cocina de inducción, reduciendo la opción de amor a un rol recluido a las tareas domésticas.

No olvidemos que nosotras tenemos la libertad para decidir si queremos o no ser madres, cuándo y dónde serlo y con qué frecuencia, porque ser madre es una opción de vida y un ejercicio de derechos que debe hacernos felices y plenas sin renunciar a nuestra condición de mujeres no es una obligación que se acepta con amor resignado, rabia contenida y dolor profundo.

Desde Mujeres Contando abrazamos hoy a todas las madres, a las víctimas del patriarcado, como también a esa multitudinaria generación de madres solteras, a las madres de crianza, a aquellas que adoptaron y a los papás que han asumido ambos roles.

Wonderful_kitchen_1950.jpg

Ilustraciones: Colección Vintage “Hogar Dulce Hogar”, Pinterest.

Enlaces de interés

El olvidado origen del “Día de la Madre”