Porque no somos “anti-clericales”, como la reacción endilga a quienes cuestionamos el papel jugado por el Vaticano en la historia; porque somos laicas y algunas de nosotras se declaran católicas, otras cristianas, otras más agnósticas, y otras ateas, queremos reconocer siete recientes pasos innovadores, dignos de simpatía, que el Papa Francisco ha dado en lo social, cultural, político y ambiental.

1431661110905-Fco._I_calamares_rellenos.jpg

 Por Mujeres contando… en voz alta

1. El 13 mayo el Vaticano estableció relaciones diplomáticas con Palestina.

2. Anunció viaje a la China Popular. Será el primer papa en la historia, en visitar al país asiático que cuenta con el mayor número de población que se auto-declara atea en el planeta.

3. A tono con Francisco de Asís, advirtió que “los ricos y poderosos del planeta un día serán juzgados por Dios” y tendrán que manifestarse si en realidad trabajaron por acabar con el hambre y preservar la naturaleza.

4. Pidió a los consumidores del mundo “no comprar artículos que hayan sido fabricados por esclavos modernos. Comprar es siempre un acto moral, además de económico: no más esclavos. Las empresas tienen el deber de vigilar para que no se produzcan en las cadenas de distribución formas de servidumbre o trata de personas”.

5. Ordenó abrir los archivos del Vaticano, sobre la dictadura argentina; y está alentando la primera encíclica ecologista (sobre cambio climático) en la iglesia católica.

6. Medió en secreto por el espectacular restablecimiento de relaciones entre EEUU y Cuba, y el fin del bloqueo.

7. Procederá a canonizar a Oscar Arnulfo Romero, mártir de la iglesia popular latinoamericana.

Disturbing_and_Provocative_Art_sepiapath_Fritz_Hegenbart_1_.jpg

 

Posdata: Este reconocimiento no significa, en modo alguno, que olvidemos la estructura patriarcal, misógina y machista de la iglesia católica como institución, ni los delitos cometidos a lo largo de la historia, o las responsabilidades del Vaticano en la pedofilia masificada en su interior.

Destacar los pasos del Papa Francisco no significa olvidar su pasado, o que las mujeres dejemos de estar alertas ante las peligrosas movidas institucionales del Vaticano como estructura, de las curias arzobispales y, en especial, del Opus-Dei, que promueven la extinción “light” del laicismo a nivel mundial y la regresión de los derechos humanos, reproductivos y sexuales, de las mujeres en varias regiones del mundo; con especial saña en Nicaragua, España y Ecuador, los ejemplos más visibles del avance conservador en estos temas.