A propósito del 8 de marzo, Día internacional por los derechos de las mujeres, el libro “Los derechos de las mujeres en la mira” presenta una serie de reflexiones que buscan comprender las razones que alimentan la violencia de género que en muchos casos conduce a la muerte, a femicidios contra las mujeres. Una violencia que es el resultado de múltiples expresiones de una cultura patriarcal, en donde la institucionalidad, la justicia y los medios de comunicación tienen gran responsabilidad. Una libro que en el Ecuador de hoy adquiere gran importancia. Desargue aquí el libro completo!

Este libro es el resultado del trabajo que la Corporación Humanas Ecuador viene realizando desde sus dos Observatorios, de sentencias judiciales y medios de comunicación impresos, en alianza con la Carrera de Comunicación de la Universidad Politécnica Salesiana y la Universidad Andina Simón Bolívar.

Ana Lucía Herrera, Blanca Diego, Nelly Valbuena, Edgar Vega, María Paula Romo, Roxana Arroyo y Paulina Palacios analizan las prácticas judiciales y los relatos periodísticos de los medios de comunicación entorno a la violencia de género, que se legitiman desde una cultura patriarcal y machista en la que las mujeres siguen siendo objetos subordinados al poder masculino.

paraNellyIMG_5028.jpg

Roxana Arroyo, Paulina Palacios. Edgar Vega, Nelly Valbuena y Ana Lucía Herrera

En el texto introductorio Ana Lucía Herrera, directora de la Corporación Humanas Ecuador y ex presidenta de la Comisión de Transición hacia el Consejo de las Mujeres y la Igualdad de Género, realiza un recorrido por el papel de las ONG, por una de sus razones principales: observar y por la violencia contra las mujeres en un contexto democrático y con un gobierno progresista, como el ecuatoriano.

“En la actualidad, acribilladas por obra y gracia del discurso oficial, alcanzamos a sobrevivir dignamente, y es el momento en que se hace necesario dejar en claro que, desde nuestro ámbito de trabajo, hemos sido actoras positivas y propositivas, capaces de acompañar y sostener procesos que han sido catalogados como históricos, pues han marcado el derrotero de la vida de este país”.

Más adelante Ana Lucía se pregunta “¿Por qué en tiempos de cambios y transformaciones se pretende someternos a un férreo control oficial?”

Una pregunta que tiene respuesta a lo largo del capítulo “Derechos de las mujeres en la mira: reflexiones sobre una acción política feminista”.

paraNellyIMG_5040.jpgBlanca Diego presenta las “Tendencias informativas sobre la violencia contra las mujeres” en los diez diarios observados desde 2009: Diarios Extra, El Universo, Expreso, El Telégrafo, El Comercio, Hoy, El Mercurio, La Hora, La Gaceta de Cotopaxi y La Prensa de Chimborazo, estos dos últimos diarios fueron sustituidos en 2013 por Diario de Manabí y Últimas Noticias.

Una de las conclusiones del Observatorio de Medios señala que “la violencia de género contra las mujeres no está en el top de los temas de la agenda mediática nacional porque no consideran el problema de relevancia nacional aunque existen algunos avances en el tratamiento de la violencia contra las mujeres.

Existe un grado menor en la revictimización, mayor diversificación de fuentes y menor uso de lenguaje sexista. 

paraNellyIMG_5041_1_.jpgNelly Valbuena plantea en “Las mujeres y el posmachismo mediático” que la violencia contra las mujeres se registra en los medios locales, nacionales e internacionales bajo la misma matriz noticiosa. Una evidencia de que las mujeres existen para los medios solo cuando son víctimas de violencia intrafamiliar, sexual o extrema.

Esto se debe a que los medios e instituciones sociales reproducen una cultura patriarcal y machista que utiliza diversos recursos comunicativos para trivializar la violencia contra las mujeres. Una suerte de reciclaje del patriarcado y sus prácticas machistas.

El posmachismo, dice, es una práctica que utilizan ciertos hombres que se proclaman sensibles al género defienden los derechos de las mujeres pero en el fondo creen que son objetos que están para ejecutar sus órdenes.

paraNellyIMG_5046.jpg

El caso emblemático de Karina del Pozo, que tuvo por parte de sus familiares y amistades “Una estrategia ciudadana de presión mediática”. Este es el otro análisis informativo de Blanca Diego, responsable del Observatorio de Medios de Humanas Ecuador.

Dentro de sus conclusiones indica que este caso pudo haber reflejado un mejor tratamiento de la información pero no fue así.

“No hubo cobertura informativa basada en investigaciones independientes”.

Edgar Vega revela en “Quieres ver cómo se mata a una putita?: Masculinidad y medios de comunicación” las honduras de la sentencia machista a la que fue sometida Karina del Pozo, por su victimario antes de terminar con su vida y tiende una línea entre medios de comunicación, naturalización de la violencia y los principios rectores de la sexualidad masculina en la que predomina el dominio por los cuerpos femeninos y feminizados.

“Karina del Pozo muere por negarse a brindar placer, es decir, por negarse a ser una mujer disponible”. 

En “Tipificar el femicidio. Por Karina, Claudia, Esmeralda, Laura, y todas nosotras” María Paula Romo aborda esta nueva figura en el Código Integral Penal ecuatoriano y reconoce que es un avance importante que permitirá “tener mejores datos y estadísticas” que podrán ser usados en la toma de decisiones de política pública pero, también aclara una de sus limitaciones: la omisión de la violencia contra lo “femenino”, una categoría que va más allá de las mujeres.

Aclara el origen del término, su naturaleza jurídica, las críticas, la responsabilidad del Estado y las diferencias entre femicidio y feminicidio pero concluye con una realidad cultural y social anclada en el patriarcado y el machismo:

La tipificación del femicidio por sí sola no eliminará los prejuicios y estereotipos de género en el ámbito público y entre operadores y operadoras de justicia.

paraNellyIMG_5069.jpgRoxana Arroyo articula el tratamiento sexista que dan los medios a las noticias y su aterrizaje en la administración de justicia. Una relación que configura la violencia simbólica y contribuye a elevar los niveles de impunidad y a minimizar la violencia contra las mujeres en “Una sociedad con visa para la impunidad: la violencia simbólica y material”.

Ella resalta que la justicia es una institución que envía mensajes a la sociedad respecto de lo que es o no es permitido. Mensajes que también están en los medios.

Y es allí justamente en donde la falta de claridad en los mensajes, muchas veces, refuerzan prejuicios.

Finalmente Paulina Palacios presenta en “Observatorio de sentencias Judiciales: juego de espejos” una mirada al papel de los observatorios regionales, a la violencia de género en Ecuador y desde allí a la normativa vigente contra la violencia de género. Reconoce que el trabajo del Observatorio es de gran utilidad para jueces y juezas en su “ejercicio profesional, en el conjunto de procesos judiciales que involucren derechos de las mujeres y, en particular, derechos sexuales y reproductivos”.

Como lo expresa María del Carmen Ramírez, Directora de la Carrera de Comunicación Social, en la presentación “Las narrativas mediáticas, repletas de estereotipos culturales, reproducen incluso sin intención relaciones verticales de poder, no sólo en el campo político sino social, comunitario, nuclear-familiar, escolar y universitario”, por eso la lectura de “Los derechos de las mujeres en la mira” en Ecuador hoy resulta de lectura inevitable.

Descargue aquí el libro

Libro_Los_Derechos_de_las_Mujeres_en_la_Mira._Ecuador.pdf

Los_derechos_de_las_mujeres_en_la_mira.jpg