“Estéril y peligroso argumento reducir las movilizaciones de tanta gente, en tantas ciudades del Ecuador, o los mitines masivos en Galápagos y las protestas diarias en Quito, de miles de personas, al “alcohol y sustancias sicotrópicas”. Es, además, poco ético. Recuerda lo que dijo el Presidente Correa del cantautor Jaime Guevara: “Parecía drogado o borracho”. Es tristemente cómico, o curioso, que hoy “la izquierda en el poder”, repita lo que decía en la Historia ecuatoriana “la derecha en el poder”.

Desafortunada_frase.jpg

Por: Mujeres Contando… en Voz Alta

El gobierno de Camilo Ponce Enríquez, de la “turba” masacrada en Guayaquil en 1959 dijo: “Eran borrachos y marihuaneros que asaltaban y hacían saqueos”. José María Velasco Ibarra escribió en El Comercio y el Presidente Tamayo dijo, de las Cruces sobre el Agua el 15 de noviembre de 1922 en Guayaquil: “Eran mujeres de la mala vida y ladrones”. León Febres Cordero, de la gente que votó masivamente contra Nebot en 1996 dijo: “Votaron por el otro (Bucaram) los delincuentes y las damiselas (la palabra fue otra)”. Para restarles validez a los levantamientos indígenas, en los gobiernos de Gustavo Noboa Bejarano y de Sixto Durán Ballén decían a través de voceros: “Vienen borrachos, con fuerte olor a chicha”. Abdála Bucaram de los jóvenes rockeros con chompas de cuero negras dijo: “Son marihuaneros y drogadictos”.

Gina Godoy, con la que hemos coincidido en la mutua lucha por los derechos de las Mujeres y con quien nos hemos solidarizado públicamente ayer por el extraño allanamiento policial del viernes cometido por uniformados con pasamontañas contra su domicilio, ha usado un argumento típicamente “aristocrático”, “pequeño burgués” y “derechista”, que usa el Poder en todas partes, para distorsionar la protesta ajena en el mundo. Revísen la Historia de los calificativos que endilgan los gobiernos a marchas opositoras y hallarán similares “argumentos”. Solo Dilma Rousseff, Evo Morales, Michelle Bachelet y José Mujica han tenido un buen manejo, hasta con humor, de su inteligencia emocional ante las marchas de la oposición.

Por lo visto, el poder en el Ecuador exhibe hoy argumentos poco afortunados, como esta frase de Gina, que demuestran también una debilidad. ¿Qué porcentaje de los altos funcionarios y funcionarias del Poder, estuvieron y conocen lo que fue estar en las calles y protestas contra Abdala Bucaram, Lucio Gutiérrez, Yamil Mahahuad o en solidaridad con los Levantamientos Indígenas, o en las marchas obreras o estudiantiles? Por eso quizás dice el adagio que “se censura lo que se desconoce”.

Al olvidar el pasado, o la historia de las movilizaciones en Ecuador, o los buenos ejemplos tan cercanos de gobernantes tolerantes, se abre paso a desafortunadas declaraciones que, en la situación actual del país, tienen un efecto contrario: como acercar más gasolina al fuego”.