1428767994913-8.jpg

Por: Cecilia Hernández

Voldemort es el personaje reptilíneo de la obra de J.K. Rowling y hoy más que nunca necesaria saga de “Harry Potter”, el héroe de la diversidad, la tolerancia, la pluralidad y la libertad adolescente.

Voldemort, anti-héroe de mucho poder, fue no solo quien logró advertir mejor que otros la época de cambios que vivían los magos, sino quien representa muy bien “el cambio de época” en el país de la magia, pero todo con una intención: llegar a ser el mayor poder de su era.

Con el pasar de los años, eliminados uno a uno todos los disidentes y opositores o potenciales enemigos, a Voldemort se lo llegó a temer tanto, ¡pero tanto!, que nadie en el mundo mágico y entre los “muggles” (algo así como los ciudadanos mushpas de Londres) le trataba por su nombre, ¡peor si se le iba a criticar!, sino que todos aludían a él, en voz baja, musitándolo con temor, como: “El Que No Debe Ser Nombrado”, “Quien Ya Tú Sabes”, “El Innombrable”. Incluso los cepillos de sus seguidores, los mortífagos, le decían: “Señor Tenebroso”, “Mi Señor”, “Mi Amo”, o “¡Maestro!”

1428768269454-3.jpgHasta que llegan Harry Potter y Hermione Granger, dos jóvenes adolescentes llamados a descuruchupizar el mundo mágico y acabar con la tiranía. Harry, desde el primer día le tratará por su nombre, sin miedo, llamándolo sin eufemismo ni título: “Voldemort”, a quien le tiene una bronca ciudadana del Dios me libre, por haber matado cobardemente a sus padres y haber llenado de propaganda vil hasta su memoria, matándolos por segunda vez al asesinar su dignidad y el símbolo de amor sobre su hijo sobreviviente. Voldemort cree que él ha inaugurado la historia del mundo mágico: el antes de él, no existe, y el después de él, quién sabe… Pero además, Potter le tiene bronca por haber exterminado las ilusiones de miles de gentes de usar la magia pero con escrúpulos, y construir un ‘mundo nuevo’ -es decir, una revolución mágica- en favor de la libertad y no de su propia tiranía.

Lord Voldemort ama el poder, y si es total, mejor. Desprecia la opinión ajena, teme la diferencia, odia el disenso, inclusive entre sus propias huestes y aliados, y está dispuesto a todo, a mentir y traicionar, a mentirse y traicionarse, incluso a perseguir él mismo a los “hijuepotter” rebeldes en Riobamb…, ¡perdón!, en el Colegio Hogwarts, con tal de salirse siempre con la suya. Y mientras traiciona y miente, ríe, ríe mucho, ríe como si siempre fuese a gobernar. Quiere eternizar su reino, así es, perennizarse en el cargo, con la ayuda de sus mortífagos y de no pocas mujeres, entre ellas Bellacrux, la que es capaz de todo, con tal de que su líder la halague un día con un selfie en el país de la magia. Hasta que… muchos de los propios magos, conscientes de que la libertad no se vende al precio del silencio, y miles de muggles, tomen conciencia de su propia fuerza y un día, unidos, acaben con el tirano más poderoso que haya habido en el reino de la magia.

9.jpg

Potter, Hermione y Ron, tres adolescentes que no conocieron sino el reino del Que No Debe Ser Nombrado, harán añicos el plan de Voldemort -algo así como el plan Familia Ecuador pero en grande- y tras duras batallas donde el tirano siempre quería ser mayoría, lo vencerán y regresarán después a sus vidas cotidianas.

Voldemort es el ansia irrefrenable de poder, su misterio. Por eso no puede ser nombrado… allá en el país de la magia. Lo más llamativo es que fueron magos buenos, y el mayor de todos, Dumbledore, profesor de Voldemort cuando fue muchacho, quienes lo entronizaron en el poder. Hasta que fue… demasiado tarde.

1428768707220-11.jpg

Pero todo Voldemort tiene su Harry Potter y su Hermione… y ya vienen creciendo, otra vez, nuevamente, para enfrentar al terrorífico líder de los Mortífagos, y vencerlo, no en su terreno, el de la fuerza y el insulto, sino en el de la magia, en el del corazón. ¿Cacharon?

Ralph_Fiennes.jpg

Enlaces de interés

Entrevista a Ralph el actor: Diario La Tercera de Chile.