“Última Hora”

Expreso mi repudio a los bombazos panfletarios de anteanoche (31.07.2015), reivindicados por un supuesto grupo “guerrillero” llamado FLN: “Frente de Liberación Nacional”, contra las instalaciones de los diarios ‘El Universo’, de oposición, y ‘El Telégrafo’, oficialista.

Por: Alexis Ponce

En los panfletos allí esparcidos, decorados con el elemental dibujo de dos fusiles de asalto, un tal “Comandante Ramiro” (no sé por qué me hizo recordar al presunto “Comandante Diego” de los panfletos y masivas amenazas de muerte de la llamada ‘Legión Blanca’, en la década pasada), advierte:

La_torpeza.jpg

Foto: La volante en cuestión

La primera salva ha sido enviada, seguiremos fortaleciendo los cuadros con jóvenes que se frustran con el tiempo perdido y quieren luchar por un Ecuador mejor”.

Los dizqué “guerrilleros” se atribuyen, con una pésima redacción por cierto, el estallido de otra panfletaria en el local del movimiento PAIS en Guayaquil el pasado 14 de julio (y por este “FLN” y su panfletaria me entero de este último suceso, que desconocía).

Como era más que obvio, las mutuas acusaciones, desde ambos bandos: gobierno y oposición, no se han hecho esperar: Se acusan unos a otros de ser los causantes, porque ninguno se da tiempo para reflexionar, analizar y pedir lo que ya se ha perdido en todos los bandos en disputa en el Ecuador: el sentido común.

Nadie de los enfrentados piensa más allá de este carrusel de paranoias políticas en que dan vueltas y vueltas, sin querer emular al Principito: “Ver lo esencial”. Mareados de tanto girar sobre su propio eje, solo alcanzan, los dos bandos, a levantar el índice: para acusarse quién fue el primero en agredir, quién es el que odia más, cuál es el violento o el que está detrás de cada acto de intolerancias in-crescendo.

“¡Cuál vosf!”

Por un lado: el gobierno, a través del mandatario, señala que las panfletarias “son parte del golpe blando en camino” y acusa a la derecha, la extrema-derecha, aliada con la extrema-izquierda, a la Conaie -“MPD con poncho” la llamó ayer-, al MPD, a “su frente universitario Mariátegui” [que no es del MPD] y “los violentos de la oposición”, de ser los causantes de esa violencia.

Y por otro lado, en las redes sociales, algunos opositores, en cambio acusan que los atentados son “un teatro y montaje del gobierno, en vísperas del paro nacional indefinido y del levantamiento indígena“.

¿Mesura? En ninguno de los dos bandos.

“El mayor ‘pecatta mortali’ en Ecuador”

(‘Peccata mortali’: pecado mortal, en latín)

1438615650623-El_pie_de_Nuemacuerdo_de_Malajabi.jpg

Foto: “El pie de Nuemacuerdo de Malajabi”

Con urgencia se requiere pensar con cabeza propia, así del uno y otro bando, haya gente que no nos entienda. Siempre ha sido así, y siempre será así, en un país con grados extremos de intolerancia, por ahora verbal, en TODOS los bandos. Cuando rebase el plano verbal y se convierta, como está convirtiéndose, en intolerancia sangrienta, otro será el escenario. Así que, más que nunca, y esto es urgente, se requiere una “tercera vía“: del pensamiento, la reflexión, la acción civil y el quehacer ciudadano. Y se la necesita antes de que sea demasiado tarde, en un país donde cuesta pensar con cabeza propia, donde todos los bandos lanzan gasolina, diésel, combustibles, fósforos y diablillos al fuego, como si no supieran que apenas comiencen a arder las llamas, en ambos bandos no habrá tiempo para pensar ni reflexionar.

“Otras últimas horas”

Expreso por igual mi repudio a los cada vez más reiterados escenarios de violencia, una violencia al alza, en el Ecuador. Amenazas de muerte aquí y allá; acuchillamientos gangsteriles en enfrentamientos -o ataques- en la Universidad Central (dos chicas, del un bando -el opositor- acuchilladas brutalmente, un muchacho del otro bando -el oficialista- herido en su mano y con hematomas en su cara); muestras de fanatismo y odio en cada lado inundan las redes sociales; cuatro ofrendas mortuorias a opositores intelectuales y ciber-activistas críticos; ataques electrónicos masivos; hackeo repetido de diarios y eliminación de redes sociales y perfiles en Facebook (tres de ellos de grupos de mujeres: dos cuentas de “Mujeres Contando en Voz Alta“, donde soy colaborador, y 1 perfil de un grupo de mujeres opositoras que preparaba una asamblea). Todo esto en apenas un mes.

Roberto_Aguilar.jpg

Foto: ¿Seguridad o derechos?  ¡Derechos!

Y, por si algo más faltara, hackeo de twitter críticos al tema “Hacking-Team”, amenazas en ambos bandos, boicot electrónico a blogs disidentes y webs opositoras, timbrazos en plena medianoche a la vivienda de un periodista militante diciéndole: “¡Ya sabemos dónde vives, borrego!”; y en la otra orilla: agresión callejera a un periodista “golpista, de la CIA” que cubría piquetes oficialistas contra el alcalde y la incursión anónima y destrozos -al estilo marzo 1999-, que ‘desconocidos’ hicieran a la casa de una joven ilustradora que dibuja caricaturas “opositoras” en la red social, insultada antes en la red por “pelucona“. Lo más preocupante: todos los eventos narrados, en la absoluta impunidad. Eso, más los discursos letales, son el caldo de cultivo para el desentierro de las hachas.

Y, para rematar, el anuncio de indígenas aliados del régimen, de que para proteger con sus lanzas al palacio llegarán a Quito ocho mil guerreros Arutam (indígenas amazónicos huaoranis en su mayoría, entrenados militarmente en los 90 por el Ejército ecuatoriano, que formaron parte de la experimentada columna militar especializada en guerrilla y contra-guerrilla que combatió al ejército peruano de Fujimori y Montesinos en 1995 durante la guerra del Alto Cenepa).

Se ha citado alegremente que los Arutam [cercanos al ex-Conaie, ex-gutierrista y hoy oficialista Antonio Vargas, y al ex-Confeniae y ex-ministro bucaramista Rafael Pandam], rodearán el palacio presidencial en Quito con sus lanzas, para proteger al presidente y a la casa de gobierno, de un intento de golpe, una agresión o la toma del palacio (estilo 21 de enero de 2000) por parte de los indígenas de la CONAIE y los “pelucones“.

Y ahora estas panfletarias…

“La memoria no olvida”

Llevo medio siglo en la piel y tengo muy buena memoria de las panfletarias de las últimas dos décadas. Este tal “FLN”, no se por qué, me hizo recordar al “ELA”, el dizque ‘Ejército de Liberación Alfarista’ que en 2004/2005 apareció con panfletarias y parafernalia mediática, y que desapareció en menos de lo que silba un loro. O a las “Milicias Revolucionarias del Pueblo”, MRP, que se atribuyó bombas panfletarias en Guayaquil, o las irreales “Montoneras Revolucionarias de Alfaro” que supuestamente eran “autoras” de panfletarias y bombazos, y por culpa de los cuales fueron procesados inocentes muchachitos de la Juventud Comunista en el año 2003.

“Una tercera vía”

Y ahora… la escalada continúa. ¿Qué viene después? Como ambos bandos, sin remedio, no salen de sus libretos binarios: acusarse mutuamente; continuaré reflexionando y aportando insumos urgentes para que haya espacio y cabida en el Ecuador del 2015, a una oxigenante tercera vía, del pensamiento, del quehacer, del vivir… Claro, de lado y lado ya vendrán con las etiquetas típicas: “Revisionismo”, “Neo-marxismo”, “Lacayo de Tony Blair”, “Correísmo solapado”, “Traición a la revolución”, “Socialdemocracia”, “Comunismo arrepentido”, etc.

Hasta tanto los misales manden en lugar de la reflexión, sigamos viendo cómo el odio en ambos bandos crece en los graderíos. Así se educa a los chiquillos del mañana y a las nuevas generaciones: en el Odio en nombre de sus ideologías, de cualquier ideología, al uno y otro lado de la balanza.

El_odio.jpg

Los niños del odio. Pequeños alemanes en la 2da. G.M.

El diálogo, en este país que no entiende de diálogos “porque son inútiles, porque el otro es el malo, porque quieren manipular, porque con odiadores no se dialoga, porque es en vano, porque el otro miente, porque no me da la gana, porque no te creo, porque sos un hijo de p.“, el diálogo -¡uno en serio!- será, entonces, algún momento, como el que pasa mi dolida Colombia en El Caguán, o en La Habana: DESPUÉS, y NO ANTES, de un conflicto encendido que no pueden apagar. Será un diálogo ya no para prevenir, sino para lamentarse cuándo y por qué, la bomba, la lanza, el insulto, la puteada, la amenaza, el hacha, reemplazaron al acto humano de aprender a escucharse mutuamente.

… mi patria

Hijas mías: este es hoy el país en que nacieron, sí. Esta es la nación que no quise dejarles… Perdónenme… Pero sepan que el sagrado territorio del corazón, ha sido y es nuestra patria, la única que no odia, mis pequeñas.

Alexis Ponce: defensor de los Derechos Humanos, colaborador de “Mujeres Contando en Voz Alta” Ecuador.