No es culpa ser tan memoriosas, pero… este recuerdito gráfico lo teníamos pendiente, justo para el día de hoy.

11709715_690658964411589_5886526393198668724_n.jpg

Nota: Nuestras amistades que no sean de Ecuador, quizá no entenderán los detalles locales de esta broma gráfica, publicada en un diario del país hace un mes. Para ellas resumimos una explicación del dibujo, porque las amistades ecuatorianas sí que tienen excelente memoria y se acordarán de esta desconocida virtud cardinal: la disciplina partidista, que recuerda muy bien que “no solo el Diablo paga mal a sus devotos“.

El señor de la izquierda, que es de derecha en la vida real, Rolando Panchana vestido de monaguillo, era un parlamentario oficialista furibundo contra los derechos de las mujeres y de la naturaleza; y, luego, fue designado por el Presidente como su Gobernador en la provincia del Guayas. Todo iba bien hasta que cayó en desgracia: cuando el gobierno organizaba con júbilo la llegada del Papa y su acto principal, la homilía de este día en Guayaquil, dijo que esta misa debía hacerse en el parque Los Samanes. El señor de la derecha en el dibujo, que en la vida real también es de derecha y se llama Monseñor Antonio Arregui, como jefe de la Iglesia pegó el grito en el cielo y amenazó con que el Papa no venía, si el acto principal de masas se hacía allí y no en el otro lugar predispuesto “por el Vaticano“, el “Santuario de la Divina Misericordia”.

El señor del centro, que en la realidad es… el Presidente, montó en cólera casi divina y, nervioso por si la amenaza arzobispal se cumplía, mandó a callar a Panchana y le pidió la renuncia. Ese instante renunció el Gobernador, pero días después, sin reponerle en el cargo, le dieron la razón. La homilía papal dedicada a la Familia, en efecto, se hizo en… Los Samanes.

“Prohibido olvidar”.

Visite nuestra nueva página en Facebook:

Mujeres Contando

Ilustración: Pancho Cajas, del Diario El Comercio de Quito.
fuente: Diario El Comercio.