Mar_a_Gorozabel_25_a_os._EL_PAIS_17.04.2016.jpg

Foto: sobreviviente María Gorozabel. Fuente: EL PAÍS de España, 17.04.2016

Esas dos lecciones son:

1) Un pueblo ejemplar (10/10); y,

2) Un gobernante con inteligencia emocional Cero.

Por: Alexis Ponce

En síntesis, ¿qué, se puede inferir de esta noticia publicada en el Diario “El País” de España este 23 de abril, y que solo la pude leer en las redes sociales (gracias al cielo que aún no llega la mordaza a ellas) y en la prensa internacional, pero vergonzosamente no la vi publicada en la prensa del Ecuador (ni privada ni “pública”), cuando rastreé en los buscadores de Internet?

Se puede inferir dos cosas: que tenemos un pueblo conmovedoramente solidario, una gente generosa y una juventud maravillosamente sensible, es decir una nación digna de ser parte de lo mejor de la Humanidad, aquella que siempre ha podido salir avanti después de cada tragedia acontecida.

Pero la otra lección aprendida, es que también tenemos un gobernante sin un adecuado auto-control (mínimo indispensable en un estadista) y un manejo de su inteligencia emocional. Y, por ende, un país y un gobierno que no estaban preparados para las crisis.

Lean todos los 5 reportajes gráficos y escritos aparecidos en el ‘EL PAÍS’ de España sobre el Ecuador y, en particular éste:

– (…) Más tarde, entraron en acción 16 bomberos de Pasto, Colombia, que tuvieron que esperar 12 horas para sumarse a las tareas de rescate hasta que la Cancillería ecuatoriana les diera permiso para entrar en el país. 

– Los colombianos reprocharon el uso de la maquinaria pesada. “Estamos desde el domingo y vemos que no ha habido una buena coordinación y que no se han seguido los protocolos internacionales en estructuras colapsadas. Tenían que dejarnos actuar a nosotros, porque ahora encontrar personas con vida se nos está dificultando”, contó Ricardo Méndez, comandante de los bomberos colombianos.