En Ecuador se celebra cada 31 de diciembre la fiesta más transgresora de toda América Latina: una suerte de “travestización masiva” y anti-conservadora para despedir al año que se va.

Miles_de_caretas.JPG

Las caretas representan diversos personajes y se usan para disfrazar a los “Años Viejos”, que son los muñecos que se queman a la medianoche.

Puesto_de_ventas.JPG

No hay esquina donde no se vendan caretas y máscaras para despedir “al Viejo”, el año que se va…

tres_al_ataque.JPG

Las viudas entran en escena: miles de hombres disfrazados de mujeres salen a las calles de Quito… “Lloran” la muerte del “Viejo”, y piden “caridad” a los autos, haciendo picardías.

La_manada.JPG

A_qui_n_le_caemos.jpg– ¿A quién le caemos?

Al_ataque.JPG

El_viejo.JPG

Un “Viejo” (un año viejo) en una esquina cualquiera. Así despiden, añoranza y travesura de por medio, al año: a sus alegrías y tristezas.

La_rubia_en_acci_n.JPG

Los “guambras puercos” (los jóvenes pícaros) haciéndole el baile al conductor y a su esposa, para que suelte monedas para el “Viejo”.

La_viuda_rubia.JPGLa_peliroja.JPG

Dos tremendas “Viudas” no dejan pasar al conductor, mientras no salga a bailar unos segundos con “las pobres viudas”.

 Al_carro_de_la_policia_2.JPG

Ni los carros de la Policía se salvaron de las “Viudas”.

Salidas_de_los_cuentos.JPG

 Una familia decidió revivir a los personajes de los cuentos infantiles.

El_lobo_feroz.JPG

Hasta el lobo feroz estuvo presente.

Al_alcalde.jpg

En Quito, más que en Guayaquil y el resto del Ecuador, los “Viejos”, las “Viudas” y los carteles, son más ácidos y con fuerte dosis de ironía política.

al_auto.jpg

Esta “Viuda” no deja pasar al conductor, mientras no salga a bailar unos segundos con “las pobres viudas” y de paso les de una limosnita para el pobre “Viejo que a la media noche arderá  llevándose las tristezas del 2013.

 la_coreograf_a_de_las_viudas.JPG

“Viudas” haciendo de las suyas, con coreografías y parando el tráfico.

Libre.jpg

La caridad recogida en cada auto va al bolso. Al final se reparten entre los chicos para comprar licor y encender al “Viejo”.