Un grupo de mujeres colombianas llegó a Quito con su tribunal a contar, en voz alta, quiénes son sus hijos y sus familiares desaparecidos, en el marco del conflicto armado. En el día internacional por los derechos humanos, nuestro respeto y admiración por tanta lección de vida, a pesar del ahogo.

Por Nelly Valbuena Bedoya

Antígonas Tribunal de Mujeres es una obra de teatro de creación colectiva entre actrices, directores y mujeres víctimas. Su argumento está basado en hechos reales de la historia reciente de Colombia y el mito de Antígona, que Sófocles recreó en una tragedia, representada por primera vez en el año 442, antes de cristo.

Las protagonistas de Antígonas Tribunal de Mujeres se suben al escenario cargadas de ausencias y presencias, simbolizadas en una serie de objetos que son el recuerdo vivo de sus seres queridos: una fotografía, una camisa, un juguete, una biblia y vídeos…

Ant_gonas_Tribunal_de_Mujeres_en_Quito.JPG

Frente a las miradas de desconcierto y asombro por tanta barbarie, estas mujeres desnudan sus almas y escenifican sus vidas en las que confluyen el amor, el dolor, la perdida, la rabia y la memoria de sus familias fracturadas por la guerra. Una guerra que un día marcó sus vidas de tristeza pero no de desesperanza pues en sus frases, gestos, canciones y danzas palpita un grito que exige verdad, justicia, reparación poética y simbólica para unas vidas que ya no podrán ser.

En Antígona Tribunal de Mujeres aparecen junto a actrices de teatro tres de “las madres de Soacha”, un municipio cercano a Bogotá, dos mujeres sobrevivientes del genocidio político a la Unión Patriótica y una joven dirigente estudiantil víctima de montajes judiciales.

Ant_gonas_Tribunal_de_Mujeres_en_Quito_2.JPG

La historia de las tres primeras se destrozó en el mes de septiembre del año 2008. Ellas hacen parte de las 17 madres que recibieron los cadáveres de sus hijos tras haber desaparecido, en los primeros meses del mismo año. El argumento del Ejército colombiano era que habían muerto en combate pero sus familias y madres sabían que no había sido así y que habían sido ejecutados. El caso se conoció como los mal llamados “falsos positivos”, una historia que no se resuelve aún.

Son seis largos años de lucha para que se restituya el nombre de sus hijos. Mientras continúa la espera por justicia, ellas los nombran y recrean estéticamente en una acción poética pública.

Ant_gonas_Tribunal_de_Mujeres_en_Quito_3.JPG

En el grupo están también dos mujeres defensoras de derechos humanos en Colombia y víctimas del exterminio cometido contra el movimiento político de izquierda Unión Patriótica. Crímenes que se presentaron desde sus inicios en 1984 y que se prolongaron a lo largo de 20 años, sin que el Estado asumiera una protección real.

En Antígonas Tribunal de Mujeres los sufrimientos se transforman en arte y en un recuadro de la dolorosa historia colombiana. Tanto actrices como víctimas dejan trozos de sus vidas en el escenario. Música, danza y poética teatral se fusionan en un proceso creativo, con el que esperan que hechos como los que les tocó vivir a estas mujeres no se repitan nunca más en Colombia.

Ant_gonas_Tribulas_de_Mujeres_en_Quito_4.JPG

Vídeo y fotos: Renata Arcos y José Pérez Lascano, estudiantes Carrera de Comunicación Social de la UPS, Sede Quito.

 

Enlaces de interés

Madres de Soacha ahora son Antígonas

Catarsis de las madres de Soacha

Madres de Soacha presentan obra sobre los falsos positivos

Antígona Tribunal de Mujeres, la fuerza de la dignidad

La revolución de las madres de Soacha