Con una protesta frente al restaurante Andrés carne de res, un grupo de mujeres y hombres le hicieron saber a su dueño, que las mujeres que vestimos minifaldas o tomamos licor no estamos buscando que nos violen.

Por Nelly Valbuena Bedoya

Las declaraciones de Andrés Jaramillo evidencian que las mujeres seguimos siendo, para muchos hombres como él, simples objetos sexuales y que por lo tanto podemos ser tomadas, usadas y desechadas. ¿Qué más da? Al fin y al cabo en su mentalidad estrecha, nosotras nos buscamos lo que nos pasa, provocamos la violencia y luego la justificamos diciendo que nos violaron cuando en realidad fue una relación consentida y, desde luego le faltó decir, a “don Andrés”, que encima de todo “nos gusta” o que “la disfrutamos” pues siempre estamos “jugando a algo” o “buscando algo”, que él sabe muy bien qué es pues su experiencia observando “a tres generaciones en la rumba” le permitió, seguramente conocer la naturaleza femenina, cuyo valor está muy por debajo de los trastos viejos que decoran su restaurante.

En la cabeza de este prototipo machista, “dictador” “rabioso” y brabucón que se cree “el Álvaro Uribe de Andrés Carne de Res” y de la aldea de Chía como él la llama, las mujeres todavía se dividen en “señoritas de bien” ó “la madre de sus hijos” y todas las que quedamos por fuera de sus categorías somos ´las putas´ a su servicio y mandar.

Es una vergüenza que este señor, que se precia de tener uno de los sitios más visitado y publicitado en Colombia, tenga una mirada machista, estigmatizadora y violenta contra las mujeres. Pero lo que es más penoso aún es que él no es más que el modelo visible de muchos más, cientos de miles que se le parecen y que aparecen como hombres buenos, emprendedores, intelectuales, empresarios exitosos, políticos, entrenadores de fútbol (no olvidar a Hernán ‘el bolillo’ Gómez) o simplemente hombres comunes y corrientes como el vecino, el conductor del bus o el portero del edificio, que siguen pensando que las mujeres somos parte de su propiedad.

Estos personajes son más comunes de lo que imaginamos pero, de ahora en adelante y gracias al empresario exitoso, Andrés Jaramillo, propietario del afamado restaurante “Andrés carne de res” los podremos identificar fácilmente. ¡Ojo, están en todas partes!No_somos_carne_de_res._Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_4_.jpg

He aquí la nota y fotografías de la acción pública registrada por MSN Noticias Colombia.

Protesta en minifalda contra violencia sexual­­­­

 

Cientos de personas protestaron este domingo en minifaldas frente a Andrés Carne de Res Bogotá para denunciar los comentarios realizados por el dueño del local, quien responsabilizó a una clienta violada en su establecimiento por su forma de vestir.

Protesta_frennte_a_Andr_s_Carne_de_Res.jpg

“Me parece increíble la forma de pensar de mucha gente”, dijo a la agencia AFP Angélica Zarul, de 23 años, quien protestó vestida con una minifalda afuera de una sucursal del establecimiento donde, a principios de mes, una joven denunció haber sido violada en el estacionamiento.

Tras conocerse los hechos, esta semana el dueño del restaurante comentó a un medio local que la ropa que vestía la joven podría haber motivado la agresión.Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_1.jpg

“Una niña que llega con un sobretodo y debajo una minifalda, ¿a qué está jugando?, y después para exculpar pecados diga que la violaron”, expresó el empresario a principios de semana, cuando se hizo público el caso.

Estas declaraciones provocaron indignación en muchos sectores sociales.

Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_3.jpg

“Lo que más me duele a mí es que muchas mujeres también crean eso”, dijo Mar Candela, una de las manifestantes.

“Creo que la reacción de Andrés tiene que ver con defender lo que piensan muchas personas”, afirmó a la agencia AFP la congresista Ángela Robledo, representante de Bogotá, presente en la manifestación.

Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_8.jpg

La protesta convocada a través de las redes sociales reunió a unas 100 personas, según la Policía, y unas 200, en cálculos de la organización.

Los manifestantes gritaron consignas como “La minifalda no es una invitación” o “Cuando decimos no es no”, y muchos hombres también vistieron faldas en señal de protesta.

Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_5.jpg

“Tiene que haber un cambio cultural desde la masculinidad”, dijo Pablo Bustos, perteneciente a la organización ciudadana Red de Veedurías.

 

En este sentido, la Alta Consejería para la Equidad de la Mujer señaló en un comunicado emitido esta semana que estas “declaraciones conllevan un mensaje de justificación de la violencia sexual hacia la mujer, en el que responsabiliza a la joven de la posible agresión a causa de la ropa que vestía”.

Según este instituto, la agresión sexual en Colombia es un fenómeno extendido, si bien hay una dificultad para su registro. En el año 2010 la tasa superaba los 44 casos por 100.000 habitantes.

Protesta_frente_a_Andr_s_Carne_de_Res_7.jpg

TEXTO: AFP

http://t.noticias.co.msn.com/colombia/protesta-en-minifalda-contra-violencia-sexual#image=1