Las características, en lo médico y en lo humano, de una adolescente embarazada son de fácil reconocimiento. Paulina Pantoja, directora del Consultorio ‘Mamá Mundi’, las resume en nueve. Estas claves pueden ayudar a la joven madre a superar esta experiencia traumática al inicio de su vida y al personal de salud a comprenderla mejor.

Por Nelly Valbuena Bedoya

1

“Una de las situaciones que generan temor en las adolescentes embarazadas es utilizar una bata el día del parto pues la deja semidesnuda, lo que se traduce en un sentido de vergüenza y vulnerabilidad mayor”. La sensación de desnudez se asocia a la vulnerabilidad humana de la piel, por eso fue el método usual de castigo de los nazis a las mujeres judías.

 2

“La sensación de soledad al tener su hijo o hija, sumado al estar sola en una sala de hospital previo al parto, las aterroriza”. Son numerosas las adolescentes que llegan solas, sin compañía de adultos a las consultas, o máximo con una amiga del colegio. La soledad se manifiesta aun cuando está acompañada, porque el instante en que pasa al quirófano nuevamente está sola, en medio de un ambiente que en ella tiene significados de culpa, miedo, silencio y orfandad.

3

“La nutrición debe tener un programa especializado para las adolescentes, porque la mujer adolescente aún no ha terminado el proceso de formación de su cuerpo”. Sus requerimientos y vulnerabilidades son mayores, desde ciertas kilocalorías extras que debería obtener en el aporte diario, hasta la necesidad de algunos  nutrientes específicos. Si para la adulta embarazada el tema de la nutrición es importante, en la adolescente es fundamental.

 4

“La estructura de la pelvis en una mujer adolescente todavía no ha completado su maduración y por lo tanto tiene diámetros óseos menores que las adultas. Esto implica un mayor riesgo de que el parto termine en cesárea”. En otras palabras, lo que ocurre es que hay una criatura demasiado grande para un canal de parto muy pequeño por falta de tiempo de crecimiento de la joven madre. El tema de la pelvis ósea puede implicar un período más largo de labor de parto y de mayor dolor.

 5

“Cada ser humano siente el dolor de manera diferente. Para una adolescente puede ser muy distinto que para otra. Pero hay un componente importante y es que cuando está asustada, ‘duele más’ el dolor. Ese fenómeno tiene asidero científico”, a pesar de las opiniones en contra que sostienen que el umbral del dolor en la mujer es mucho más alto que en el varón, y lejos de ciertas connotaciones religiosas que reivindican al dolor femenino como elemento consustancial de culpa atávica: “Parirás con dolor…” Por eso, el tema del miedo es crucial en el momento del parto y durante todo el embarazo en la adolescente.

 6

“La mujer adolescente es, per-se, una paciente con culpas, y eso la lleva a sufrir en silencio y a ser  poco participativa en la consulta médica”. No pregunta nada ni cuenta lo que le está pasando en su cuerpo, en su mente y su alma atormentada.

 7

“El tacto vaginal es una maniobra médica que a cualquier mujer causa miedo. En cualquier etapa de la vida un tacto vaginal es una situación muy difícil de aceptar, pero es una forma tradicional que tenemos los médicos de saber cómo se va desarrollando la labor de parto, y por lo tanto es necesaria. La OMS recomendó hacer menos tactos vaginales y se llegó al consenso de que con cuatro tactos vaginales en la labor de parto es suficiente para conocer los detalles técnicos del parto”. Si esa es la connotación para toda mujer, imaginemos lo que ocurre en la niña adolescente embarazada: el tacto vaginal es otro coadyuvante de terror, soledad y silencio asociado a su vulnerabilidad lastimada. De ahí que el trabajo pedagógico y educativo no solo sea necesario en ellas, sino en el sector salud.

 8

“La niña adolescente habla muy poco, casi nada, en el momento del parto. Mi experiencia me indica que la mujer embarazada adolescente trata de callarse el dolor. Psicológicamente tiene la idea de que ella no tiene derecho a expresarse si algo le duele en ese momento. Asume la necesidad de portarse estoicamente en el parto, lo cual no es su obligación”. Es ahí cuando se mide la capacidad profesional y humana del personal médico, que debería estar entrenado para manejar esa especificidad: la niña adolescente que no es culpable sino víctima de las condiciones sociales y culturales que le tocó vivir.

 9

“El parto es una situación que mueve muchas emociones en una paciente, en su familia y el personal de salud. Eso hace que se produzcan confrontaciones de las diferentes visiones del mundo. En el momento de un parto afloran muchas situaciones que la paciente tenía reprimidas durante el embarazo. En la adolescente, que vive un embarazo estresante, no hay ese canal de expresión para desahogar con gritos y palabras una situación acumulada”. Por lo general, la adolescente tiende a ser una paciente que vive su parto en un silencio conmovedoramente triste.

Finalmente, ¿qué hacer frente a la violencia obstétrica?

La niña adolescente embarazada es más susceptible a la violencia obstétrica porque lleva un sentimiento de culpa no superado. Si ocurre algo, si alguna enfermera le grita o un médico le trata de manera poco adecuada o se hace una intervención incorrecta, esa niña tiene menos posibilidad de reclamar y de darse cuenta que eso no está bien, de poner un límite entre una rutina hospitalaria o una forma de actuar no profesional y de sus propios derechos como mujer. La niña adolescente embarazada es más vulnerable porque es joven, porque no tiene tanto conocimiento del mundo, de sus propios derechos y porque así lo tuviera, esa niña adolescente se siente en inferioridad pues viene de un proceso en donde le han machacado que es culpable de la situación que vive.

¿ Qué es Mamá Mundi?

Es un centro especializado en preparación del parto. Ofrecen cursos de preparación al parto, incluida a la pareja y la familia.

Facebook Mamá Mundi

Contacto: Dra. Paulina Pantoja.

Otros artículos de la serie Madres Adolescentes:

Ana María: los silencios de todas…

http://mujerescontandoenvozalta.bligoo.com/ana-maria-los-silencios-de-todas

El problema de la maternidad adolescente no son las niñas

http://mujerescontandoenvozalta.bligoo.com/el-problema-de-la-maternidad-adolescente-no-son-las-ninas