La Resolución 970 pasó al congelador pero antes hizo grandes estragos. Un Documental puso en jaque su vigencia.

Por Nelly Valbuena Bedoya

Gran asombro y desconsuelo dejan las imágenes de los funcionarios del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, fuertemente escoltados por el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, dispuestos a decomisar y destruir 62 toneladas de semillas de arroz pertenecientes a campesinos y campesinas de Campoalegre, Huila, una pequeña población al sur de Colombia.

El Documental, que tanta polémica causó y lo sigue haciendo, por estos días del paro nacional agrario, muestra que no valieron los ruegos y súplicas de las mujeres campesinas, invocadas recientemente por el Presidente Santos como las grandes hacedoras de la paz, junto a las indígenas, para que no les quitarán a la fuerza el fruto de su trabajo y echaran por la borda cientos de años de sabiduría. ¿Vaya forma de reconocer el trabajo de las mujeres campesinas colombianas?

El trabajo periodístico, de la joven realizadora Victoria Solano, evidencia una cara más de la factura que el Tratado de Libre Comercio, TLC,  le pasó al campesinado colombiano con la expedición, en 2010, de la Resolución 970.

Como asegura la documentalista este trabajo investigativo muestra la tragedia del campo colombiano y claro que el documental tiene una posición frente al tema pero con datos sustentados e información verificable. Y si ella lo dice, así valientemente, pues hay que creerle y quien no le crea pues que le refute, pero con argumentos e investigación seria.

Lo cierto es que tan buena sería la 970 para nuestro campesinado que ayer el Gobierno decidió no aplicarla más y se comprometió a trabajar el tema  en una mesa técnica, para estructurar una nueva propuesta sobre semillas certificadas. Ahí están algunos de los argumentos que le pedían al Documental.

El acuerdo se logró con los líderes campesinos de Boyacá, Nariño y Cundinamarca. Ya veremos qué pasa en los días siguientes pero la Mesa Sectorial Agropecuaria insistirá en la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea. Ahí es donde se verá la real voluntad del Gobierno.

Mientras el Presidente Santos continúe ensayando fórmulas y no quiera seguir deslindándose de su responsabilidad en la crisis del campo colombiano, como lo hizo habilidosamente en el  discurso de los pequeños acuerdos con los líderes indígenas de Nariño, al comenzar la semana, el augurio para la mesa nacional del 12 de septiembre va por buen camino.

Mientras el paro sigue y esperamos el Gran Pacto Nacional para el sector agrario y el desarrollo rural, veamos el Documental 970 para que sepamos por qué el Gobierno Santos decidió su congelamiento y qué es lo que pasa con el agro colombiano.

¡Muy bien Víctoria Solano y su equipo!