Ni el frío ni la lluvia fueron obstáculo para que desde  las 16:h00 personas de  todos los géneros e identidades sexuales, se concentraran en el Parque del Ejido,  para levantar su voz en contra de la violencia de género.

Por Sandra Chamba*

El Arco de la Circasiana fue el punto de partida de la Marcha de las Putas 2013 en Quito, Fundación Ecuatoriana Equidad y S.O.S Mujeres Pichincha, entre otras organizaciones junto a un gran número de personas llegadas desde Cuenca, Guayaquil, Manta, Baños, entre otras ciudades,  alzaron su voz de protesta “frente a una sociedad patriarcal y plagada de diversas formas de violencia hacia las mujeres y las diferentes identidades sexuales”.

Esta marcha sin embargo, no inició hoy 20 de abril,  se viene gestando desde hace más de un mes con diferentes actividades tales como; conversatorios y jornadas de arte para  elaborar las pancartas que se elevaron en esta tarde gris y fría en la ciudad de Quito.

Las consignas escritas en carteles, en las ropas y en la piel buscaron una vez más concientizar a la sociedad ecuatoriana sobre la necesidad de parar las violencias contra las mujeres.

La Marcha llegó hasta la Plaza Kinde, en el Sector la Mariscal, allí “Calle callejera” y  “La treme”, entre otras agrupaciones musicales compartieron su mensaje, mientras se daba lectura al Manifiesto de las Putas.

Todo un trabajo articulado para decir, NO, es NO.

Es hora de que las cuestiones de fondo como: la violencia, el machismo y la homofobia, sean las que escandalicen, de las que se hable y se denuncien y no de la palabra PUTA, sí, Puta con mayúscula, porque la intención de esta marcha es precisamente darle un nuevo significado a  esta palabra y crear conciencia en la ciudadanía sobre los finos hilos con los que se teje la violencia en nuestra sociedad.

Fotos: Carolina Gavilanes, Johanna Barrera y Sandra Chamba

* Estudiante Carrera de Comunicación Social, Universidad Politécnica Salesiana, sede Quito