El lunes 11 de marzo del 2013, a las 10h30 am, se expidió una resolución histórica en el Ecuador, que nos enorgullece como ciudadanos y alienta a que conquistemos la justicia y derrotemos la impunidad, en los llamados delitos de odio y contra la homofobia.

Por Alexis Ponce

En_la_audiencia.jpg

A dicha hora, en el sector norte de Quito, a una cuadra del popular colegio 24 de Mayo, el Tribunal Contencioso Electoral, la máxima autoridad jurídica electoral del país, concluyó su última y definitiva audiencia de resolución sobre la demanda interpuesta por la grata amiga y valiente compañera Pamela Troya y el Colectivo Igualdad de Derechos Ya! que representa, a quienes se les aceptó su denuncia y otorgó la razón, procediendo a resolver -en sentencia inapelable- su decisión (establecida en las leyes) de suspender los derechos políticos por un año al ex-candidato presidencial del Partido Roldosista Ecuatoriano, PRE, pastor Nelson Zabala, multarlo con diez salarios mínimos vitales y remitir el expediente a la Fiscalía General de la Nación, para que continúe cualquier otro procedimiento judicial, debido a las declaraciones homofóbicas permanentes de dicho ex-candidato y a su deliberado desacato de la resolución previa emitida por el Consejo Nacional Electoral, contra cuyos miembros Zabala infirió que eran homosexuales por pedirle que guarde mesura y respete a la comunidad GLBTI, y que no siga expresando estereotipadas y discriminadoras opiniones contra las personas homosexuales, lesbianas y transexual.

La_resolucion....jpg

Decidí acompañar en toda la larga audiencia a Pamela y a la comunidad GLBTI, escuchando en la sala atestada de ciudadanos y medios de comunicación, todos los fundamentos jurídicos y las razones históricas, nacionales e internacionales, que derivaron en la resolución tomada de sancionar a Zabala, sentencia electoral que se convierte en precedente jurídico valiosísimo en el Ecuador, debido a que nunca antes ningún ciudadano había sido sancionado por emitir declaraciones homofóbicas o de apología de odio contra la comunidad GLBTI o cualquier otro grupo diferente o vulnerable de la sociedad.

La_audiencia_final.jpg

Cuando los jueces en su lectura del proceso argumentaron, con sabia emoción, el recuerdo del horror nazi que llevó a los campos de concentración y hornos crematorios a miles de homosexuales, a los que se colocaba el triángulo rosa en el pecho de sus uniformes de presos, entre ellos a miles de soldados alemanes ejecutados por su condición sexual, el ambiente de la sala se hizo muy emotivo; y al leerse la decisión final contra el “pastor espiritual”, éste moviendo su cabeza junto a sus acompañantes, guardó sus papeles en su maletín dispuesto a salir del lugar, quedándose sin embargo hasta el final, debiendo escuchar la orden del Tribunal de remitir todo el expediente del caso a la Fiscalía General de la Nación para que, además de las sanciones impuestas, se proceda a indagar el tema y a prefigurar probables delitos penales.

Fue entonces cuando el auditorio estalló en incontrolables aplausos, vivas, abrazos y sonrisas de alegría de toda la ciudadanía, de la valiente Pamela, de su colectivo y del grupo de periodistas y comunicadores presentes en el lugar.

Esta resolución es histórica, reivindica a la ejemplar terquedad de lucha de Pamela Troya, a sus compañeras y compañeros del Colectivo de Derechos Ya!, a los 19 homosexuales maniatados, torturados, ejecutados y arrojados al río Machángara o al río Guayas en Ecuador en 1997 cuando peleábamos con ellos por la despenalización de la homosexualidad. Y reivindica, desde una perspectiva histórica, a Federico García Lorca, Walt Whitman, Oscar Wilde, Leonardo Da Vinci, a Harvey Milk, el primer gay en ser votado masivamente como concejal en EEUU, y al actor Sean Penn que lo personificó con valentía.

Sin poder contenerme de alegría, le dije a Pemela: ¡Esta sentencia la va a saber Sean Penn!

Ahora el escenario de derechos es mejor en el país, positivo y proclive a demandar a cualquier candidato o candidata electoral troglodita, y a todo personaje público trasnochado, incluyendo a los de los medios de comunicación y especialmente de los programas chatarra, que estereotipe y promueva con sus opiniones la homofobia en el Ecuador.

El siguiente desafío es más que necesario: lograr la tipificación legal del delito de odio en el Ecuador. ¿Lo lograremos?

Defensor de DDHH

Vea los antecedentes de este hecho en:

http://mujerescontandoenvozalta.bligoo.com/al-fin-no-mas-expresiones-homofobicas-en-la-campana-electoral-en-ecuador