El pasado 21 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Síndrome de Down. En Ecuador una medida sin precedentes antecedió a esta fecha. Un juez falló a favor en una acción de protección impuesta contra dos aseguradoras de salud, por negarle a un niño de tres años, el acceso a un seguro privado de salud, por tener el síndrome de Down.

Por Mariuxi Santamaría

En Ecuador, según la Campaña Manuela Espejo, existen 7.457 niños y niñas con síndrome de down. Mujeres contando en voz alta, estuvo con Alba Viteri, Coordinadora Técnica del Centro “Aprendiendo a vivir”, en la ciudad de Quito, en donde 136 niños y niñas reciben diversas terapias en el Programa de Atención Temprana.

Los niños y niñas con síndrome de Down tienen un amplio abanico de capacidades y no hay forma de saber en el momento del nacimiento de qué serán capaces conforme vayan creciendo. Es así como la Sociedad Médica Mundial confirmó que con un programa integral de estimulación temprana, desde los primeros meses de vida, se consigue minimizar los problemas físicos y desarrollar al máximo las capacidades intelectuales.

Una de las organizaciones que brinda estos servicios en el Ecuador es la Fundación Reina de Quito en el centro “Aprendiendo a Vivir”, en donde reciben atención integra.

El objetivo principal del Centro es atender a niños y niñas con Síndrome de Down, desde su nacimiento, para contribuir así a su adecuada integración social con igualdad de oportunidades.  Una vez que terminan su proceso de estimulación temprana y educación inicial, se espera su integración a centros de educación regular o que continúen  su proceso de aprendizaje en un centro de educación especial.

El Centro Infantil “Aprendiendo a Vivir”, lucha por  generar en la comunidad una filosofía de vida diferente, inclusiva, que pueda brindar a las personas con capacidades especiales, nuevas oportunidades para que sean protagonistas de su propio desarrollo y logren insertarse en la sociedad, como personas activas y constructivas.

Un fallo sin precedentes en Ecuador…

El pasado jueves 28 de febrero, el juez  Ronald Cevallos, de la unidad judicial número uno de Familia, Niñez y Adolescencia, falló a favor de Olmedo Feraud y Vivian Landuchi, en la acción de protección impuesta en contra de la aseguradora Salud S.A. y Ecuasanitas S.A. por haberle negado al hijo de la pareja de tres años de edad el acceso a un seguro privado de salud, por tener el síndrome de Down.

El caso se puso en conocimiento de la Defensoría del Pueblo después de haber recibido la negativa de estas aseguradoras privadas. Salud argumentó que no puede prestar sus planes debido a que el menor padece una discapacidad y enfermedades derivadas. Ecuasanitas, en cambio, adujo que el niño sólo tiene acceso a un tipo de coberturas, restringiendo los servicios que la compañía oferta.

La Defensoría del Pueblo alegó que la Constitución garantiza el derecho a la salud y atención prioritaria a los niños, adolescentes y a personas con discapacidad. Y que el menor tiene doble situación de vulnerabilidad.